martes, 21 de febrero de 2017

#PrescripciónEnfermera: derogar el decreto, cambiar la ley



1. INTRODUCCIÓN.


La aprobación de la pseudo prescripción enfermera, en diciembre de 2009, fue el resultado de un proceso político alambicado que, si algo evidenció, fue la tremenda ignorancia de la “clase política” acerca de la realidad de la profesión enfermera. Consecuencia desde luego de que la profesión médica tiende a ocupar todo el foco mediático y político en cuanto a las profesiones sanitarias, pero muy seguramente también de la ineptitud de los propios representantes enfermeros como “jefes de venta” de la profesión y de la casi inevitable confusión de su deplorable imagen (la parte) con la de la profesión (el todo).
La narcisista sobreexposición mediática de algunos “líderes” enfermeros, conjugada con la ineptitud de sus responsables de imagen/comunicación/prensa para evitar que cada dos o tres meses (a veces no pasan más que dos o tres días) se peguen un tiro en el pie de la Enfermería lleva mucho tiempo haciendo mucho daño a una profesión a la que representan, pero que ni ejercen ni han ejercido nunca.
La representación de la profesión médica fue, por el contrario, muy eficaz y mucho más discreta. Sin necesidad de obtener titulares, insultar al adversario o al Gobierno, levantar la voz o pegar puñetazos en las mesas consiguió, no solo bloquear una prescripción enfermera adaptada a las necesidades de nuestro tiempo en la ley del medicamento, sino también, por increíble que parezca, dar una vuelta más de tuerca en la aprobación del desarrollo reglamentario, el Real decreto 954/2015.
Paradójicamente, fue esta “vuelta de tuerca” lo que se volvió en contra, tanto de la Organización Médica Colegial (OMC) como del Ministerio de Sanidad. Porque el resultado fue un decreto que además de  –o precisamente por– retorcer la propia ley, es decir ser ilegal, está condenado a ser derogado porque es sencillamente inaplicable. De todo punto y se mire como se mire. En esto parece estar de acuerdo todo el mundo, menos la OMC (el bloqueo refuerza el statu quo) y el Partido Popular (sostenella y no enmendalla).
Ni la reforma de la ley del medicamento para dar cabida a la pseudo prescripción enfermera ni, mucho menos, la aprobación de la norma de desarrollo, tuvieron como objetivo o motivación solucionar problemas de continuidad de los cuidados o de seguridad asistencial, desburocratizar los centros de salud, racionalizar la prestación farmacéutica y otros asuntos importantes que siguen sin resolverse. Solo se trató de un tablero político donde el Consejo General de Enfermería (CGE), con el sindicato SATSE de adlátere, y la Organización Médica Colegial (OMC) echaron un pulso para tratar de obtener réditos ante sus respectivas audiencias.
Precisamente por eso este texto se propone tratar de argumentar ante personas inteligentes pero tal vez un tanto ajenas a las complejidades del tema (o simplemente sesgadas culturalmente por su pertenencia a otras profesiones sanitarias) las razones por las cuales pienso que no basta con derogar o modificar el famoso Real decreto, sino que es imprescindible revisar algunos axiomas de los que partió la clase política en 2009 al modificar la ley del medicamento para regular en falso la prescripción farmacéutica por parte de las enfermeras/os.


2. EL TEXTO EN SU CONTEXTO.




Las proposiciones de ley del Partido Socialista y de Convergència y Unió de febrero de 2009 que propiciaron la modificación de la ley del medicamento hablaban directamente de prescripción enfermera («el Gobierno regulará la participación en la prescripción de determinados medicamentos por enfermeros y podólogos»). Sin embargo, la OMC vetó el uso del término prescripción, solo en el caso de las enfermeras, no de los podólogos, bajo el axioma «solo prescribe quien diagnostica»: esta fue la única razón por la que se introdujo el famoso eufemismo (“indicación, uso y autorización de la dispensación”) que no hizo sino aportar confusión y caos al debate y, peor aún, a los principios de legalidad y seguridad jurídica, ya que nadie, realmente sabe hasta dónde alcanza o deja de alcanzar. De esta manera, una vez más un tema de tanto calado clínico/asistencial se fio al juicio que establecieran personas absolutamente profanas en los tribunales.
El problema real, pues, no está en el decreto, sino en la ley. Y lo digo sobre todo porque nunca se debió intentar resolver este conflicto interprofesional en el ámbito de una ley de garantías y uso racional del medicamento, sino en el de las respectivas competencias profesionales delimitadas en la ley de ordenación de las profesiones sanitarias y en la normativa respecto a las cualificaciones profesionales de la Unión Europea.
Para explicar y entender este enorme desatino hay que revisar el expediente de aprobación del Real decreto 954/2015. Aunque tendrán que fiarse de mi lectura –son 877 páginas–, resulta cristalino que los esfuerzos de la representación corporativa enfermera  –con la connivencia del director general de Cartera de Servicios del SNS y Farmacia y la oposición frontal del director general de Ordenación Profesional, que fue quien finalmente impuso su criterio– solo iban dirigidos a garantizar su papel determinante en el procedimiento administrativo de certificación prescriptora para, por un lado, hacer y deshacer en un negocio dirigido a 270.000 destinatarios potenciales; y, por otro, “blanquear” la dudosa legalidad de unos cursillos de prescripción que impartió garantizando que servirían para obtener la certificación estatal cinco años antes de la aprobación de la normativa.
Por si faltara algún dato objetivo para apoyar esta calificación, es procedente recordar que el Consejo General de Enfermería recurrió en los tribunales el decreto balear (52/2011) de prescripción enfermera –copio literalmente del recurso–, “por excluir el requisito de la acreditación ministerial de los enfermeros para usar, indicar y autorizar la dispensación de medicamentos no sujetos a prescripción médica". Y consiguió que el Tribunal Supremo anulara los dos artículos impugnados del decreto .
¿Cree realmente el presidente del Consejo General de Enfermería, que fue quien ordenó el recurso, que una enfermera precise una acreditación para “indicar, usar o autorizar la dispensación” de medicamentos que cualquier ciudadano puede retirar libremente de las oficinas de farmacia? Por no hablar de productos sanitarios, como hace la ley. ¿De verdad le parece a usted sensato, querido lector? Si fuera enfermera, ¿no se sentiría entre irritado y humillado? (si lo es, ni le pregunto porque conozco la respuesta).
Una vez que se impuso el criterio más cuerdo, que negaba cualquier papel relevante del CGE en la resolución de los expedientes de acreditación individual, la reacción hostil de la representación enfermera se dio por descontada y fue sencillo para la OMC imponer su criterio sectario al ofrecerse como soporte incondicional del Gobierno. Y de ahí vino la confabulación Ministerio de Sanidad-OMC, visibilizada sobre todo en el ya famoso artículo 3.2 del RD 954/2015 que, sin aportar nada desde el punto de vista jurídico-legal, resultó una grave provocación al colectivo enfermero. No solo a sus “líderes”, a quienes ciertamente se humilló en la plaza pública al modificar unilateralmente un texto consensuado y avalado por el Consejo de Estado y esperarse dos meses, tras su aprobación por el Consejo de Ministros, a su publicación en el BOE, justo el día siguiente de las elecciones generales.
(Alguien, por cierto, debería interesarse acerca de si un ministro  –un Gobierno, en realidad–  puede conseguir esto último sin que nadie dentro del propio Gobierno y de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado haya incurrido en prevaricación.)


3. EL MOMENTO DE LA ALTA POLÍTICA.
 

Fue esta penosa conjunción entre el Ministerio de Sanidad y la OMC la que sitúa ahora la partida de nuevo en la casilla de salida. Porque la posición casi unánime de los grupos parlamentarios a favor de la derogación del Real decreto 954/2015 da la oportunidad a la otra representación enfermera (colegios, asociaciones y expertos no alineados con la denominada Mesa de la Profesión Enfermera y ajenos a sus espurios intereses) para exponer sus puntos de vista y tratar de conseguir, no solo la derogación del decreto, sino la apertura de un proceso de revisión de la ley del medicamento.
La prescripción enfermera no es necesaria (solo, ni principalmente) para satisfacer una reivindicación de las enfermeras o los intereses de sus burocracias profesionales. Es una necesidad derivada de las propias lógicas asistenciales y clínicas en esta etapa del desarrollo de los servicios de salud. Por eso está regulada, con mayor o menor recorrido, en tantos países desarrollados (y en vías de desarrollo).
Es muy importante hacer notar que la publicación del decreto de prescripción enfermera (23 de diciembre de 2015) coincide en el tiempo con la finalización del plazo legal (18 de enero de 2016) de aprobación de una norma para la transposición de la Directiva 2013/55/UE, de 20 de noviembre de 2013, por la que se modifica la Directiva 2005/36/CE relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales. Y ahora que la situación de provisionalidad del Gobierno ha acabado, tendrá que hacer frente, al menos, a la transposición de la directiva. Y también, si la Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista que se debatirá el próximo día 23 de febrero en el Congreso de los Diputados sale adelante, espero que incorporando las sugerencias en esta misma línea apoyadas por el resto de los grupos, el Gobierno también tendrá que “mover ficha” con respecto al denostado RD 954/2015 y a la prescripción enfermera.
Es cierto que la directiva europea no habla directamente de la prescripción como competencia enfermera (sí, de “indicación”, no sé muy bien si es que la Unión Europea se ha incorporado a la Cofradía del Santo Eufemismo), pero añade un apartado 7 al artículo 31.g) de la Directiva 2005/36/CE, exigiendo que la formación básica de las enfermeras garantice la adquisición de la competencia para «diagnosticar de forma independiente los cuidados de enfermería».

Si el veto a la capacidad prescriptora de las enfermeras proviene del axioma, ya citado, de que «solo prescribe quien diagnostica», la Directiva deja meridianamente claro algo que ya estaba implícito en la Ley de ordenación de las profesiones sanitarias: que la enfermería decide (“diagnostica”) autónomamente los cuidados de enfermería que debe prestar al paciente y que hay cuidados propios de enfermería que requieren inevitablemente el uso de productos sanitarios y medicamentos. No es “intrusismo” ni invasión de competencias, es simplemente la necesidad de hacer  –bien–  el propio trabajo, ese para el que te has formado. No otro.
Por tanto, no se trata tanto del “qué” (prescribir o “llámalo equis”) cuanto del “cómo”, porque evidentemente esta competencia deberá ser regulada, ya que no hablamos de un tema, la prescripción farmacéutica, precisamente intrascendente o secundario. Y al respecto del cual, por cierto, los dirigentes médicos harían bien en mirar antes la viga (actual) en el ojo propio que la paja (potencial) en el ajeno.
Hoy en día las enfermeras, muy especialmente en los centros sociosanitarios y de atención primaria, tienen secretarios de lujo con bata blanca: los médicos que firman las recetas de los productos sanitarios y medicamentos que las enfermeras prescriben (pero no pueden recetar). Es simplemente un sinsentido burocrático y un intento de perpetuación de un statu quo no basado en evidencias, sino en conveniencias.
Si realmente se persigue enfrentar el complicado reto de cuidar a las personas en la comunidad, especialmente a las que tienen necesidades complejas por presentar pluripatologías, dolencias o factores de riesgo crónicos, la enfermería no solo es importante: es un  –yo diría el  recurso clave.
Una profesión que posee, por formación y por dedicación, las competencias y conocimientos necesarios para realizar sus funciones prescriptoras de manera sensata, segura y efectiva. Eso se está demostrando cada día en el sistema sanitario público andaluz donde, desde 2009, las enfermeras que lo precisan por las exigencias de su trabajo pueden recetar los productos sanitarios y los medicamentos no sujetos a receta médica y también algunos de los de prescripción médica, en base en este caso a protocolos acordados. Con la adecuada formación, pero sin necesidad de acreditación (sí de autorización y registro por motivos obvios), menos aún estatal. La ley, pues, estaría incumpliéndose de manera flagrante y esta es la razón por la cual el RD 954/2015 incluye una disposición transitoria (apartado 3) que da salida a la situación específica andaluza. Pero no parece que este rol haya provocado ningún cataclismo para la seguridad y calidad asistenciales. Ni que los médicos andaluces hayan caído en el paroxismo ante tamaña afrenta.
Lo único que tiene sentido, pues, es no solo la derogación del decreto, sino también la apertura de un proceso de revisión de la ley de garantías y uso racional de los medicamentos en la cual no debería discriminarse a las enfermeras con respecto a médicos, odontólogos y podólogos como si fuera una profesión menor de edad, subordinada o incompetente (o sin formación universitaria en farmacología). Es la única manera de legislar sobre la prescripción en el ámbito de las competencias enfermeras que puede significar un avance real sobre la obsoleta regulación actual, que ni sirve a la calidad y seguridad de la atención individualizada y continuada a los pacientes, ni permite el desarrollo de una enfermería más protagonista, en pie de igualdad con la profesión médica, puesto que ya no existe una situación de subordinación jerárquica entre ambas profesiones, sino de cooperación leal y constructiva en beneficio del Sistema Nacional de Salud y la ciudadanía.
Solo faltaría que el impagable rol adicional, impropio, que desempeñan las enfermeras, tantas veces comiéndose los marrones y salvando los efectos de desidias e incompetencias ajenas, desdibujara su perfil profesional y le pasara factura, gracias a aquellos desagradecidos, iletrados o interesados que quieren presentarla como una prolongación de la estricta gobernanta de la época de Florence Nightingale. 

Alinearse políticamente hoy con el Consejo General de Enfermería y sus adláteres, siquiera por respeto mal entendido al "orden establecido" o por no resistirse a su cabildeo del palo y la zanahoria, es alinearse contra el progreso de esa Enfermería que realmente da el callo en los servicios de salud y ser manipulado para convertirse en defensor de lo único de lo que entiende esta gente: su propia supervivencia en el poder, sus propios intereses de grupo. Por eso hoy hay que "tomar partido hasta mancharse" (G. Celaya).

_______________________________________________________________
Nota.- En pro de la legibilidad del texto, he utilizado los siguientes apelativos:
 
 
 

miércoles, 15 de febrero de 2017

Si no fuera por Bolonia... (notas sobre desempleo sanitario)

¿Se imaginan ustedes si el titular que tienen a la izquierda se refiriera al mercado laboral español en general? No, claro, un incremento del 40% del paro registrado significaría un millón y medio más de españoles sin trabajo en un solo mes...

Pero a los periodistas, especialmente en ciertos medios, y este es uno de ellos, les chifla un titular tan desastroso o catastrofista que de inmediato "incendie" las redes sociales.


EPAE (Empleo Profesional Altamente Estacionalizado)

En realidad, "Enfermería" (o sea las enfermeras y enfermeros) siempre empieza el año, en cuanto a desempleo se refiere, de esta manera que suena catastrófica; es consecuencia lógica de la finalización de las sustituciones de Navidad, y en febrero empeorará aún un poco más. Hasta 2012 los peores meses para el empleo enfermero eran octubre-noviembre: la resaca de las sustituciones de verano; pero a partir de 2013, enero y sobre todo febrero (la resaca de las sutituciones de Navidad), se consolidan como el peor mes del año. Probablemente la causa esté en la desaparición de los exámenes finales de repesca en las universidades, en septiembre, que según creo fueron desapareciendo más o menos en aquellos años. Y que hacen que la totalidad de la nueva oferta laboral (egresados) se concentre en el período con mayor demanda (sustituciones de verano). Pero esto no pasa de ser una ocurrencia sin contrastar.

Véase en el gráfico, que recoge el número de enfermeras/os apuntados en las oficinas públicas de empleo (¡ojo, que no son todos los desempleados quienes lo hacen, luego hay más paro del registrado!) desde que comienzan las series de desempleo de personas tituladas que publica el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE; click para ampliar):




El desempleo en el sector sociosanitario presenta como rasgo principal una marcada "estacionalidad pautada", consecuencia de que los centros y dispositivos sanitarios no cierran en todo el año (a diferencia, por ejemplo, de los educativos) pero el personal de plantilla tiene que tomar sus vacaciones de verano y días libres en semana santa y navidades sobre todo. Es cierto que en esos períodos la actividad, sobre todo hospitalaria, se ralentiza, pero ello afecta más a la tarea programable (oferta) que a los cuidados de enfermería, que funcionan sobre todo "a demanda". Y la tarea "programable" es básicamente médica; de hecho, frente al aumento de ese espectacular 40% del desempleo enfermero en el mes de enero solo le correspondió un 3,8% en el desempleo médico. Los médicos tienen su propio patrón "may (max) - ago (min)" frente al "feb (max) - ago (min)" de las enfermeras: coinciden en el mínimo, pero el máximo médico tiene que ver probablemente con la salida de los MIR al acabar la residencia y el de las enfermeras, como ya hemos dicho, con el fin de las sustituciones de navidad.



En demografía, al analizar serie históricas, cuando se trata de datos que presentan una alta estacionalidad, como es el caso del empleo sociosanitario, es preciso "desestacionalizarlos" para poder aislar tendencias o patrones dentro de esa maraña espasmódica de datos mensuales. El método más sencillo es promediar cada mes el dato de los últimos doce, lo que se conoce como Tendencia Acumulada Móvil (TAM).


¿Acabó la "travesía del desierto"?


Y aquí, al analizar los datos de TAM es donde vienen las buenas noticias que ni a los periodistas (good news, no news) ni a los gabinetes, observatorios y demás chiringuitos-para-amiguetes-con-un-sueldito-apañao del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Enfermera y su Sindicato Adláter, victimistas por definición (táctica), les gusta dar .

No hay más que desestacionalizar los datos para que veamos un panorama mucho más alentador:




Vemos claramente que la tendencia en cuanto a los niveles de desempleo es volver a los de 2010, algo que ya ha sucedido: en términos estadísticos (indicador), hay ya menos desempleo en diciembre de 2016 que en diciembre de 2010. Recuérdese que cada punto (no ponemos los valores porque resultarían ilegibles) es el promedio aritmético de ese mes más los 11 anteriores.

Lo cual parece indicar que sí, que se acabó esa "travesía del desierto", aunque lamentablemente dejará graves secuelas (de algunas de las cuales me encargaré en otra entrada que tengo a medias).

En el caso de otras profesiones aún no se ha absorbido el nivel de empleo de 2010; es el caso, sin ir más lejos, de los médicos, ue est´san el el nivel de desempleo de mediados de 2012:



El cierto que se trata de un colectivo sometido a un estrés excesivo en este aspecto, ya que el número de nuevos profesionales que salen de las facultades de Medicina (datos extraídos de las estadísticas oficiales del Ministerio de Eduación) se ha incrementado un 50% entre 2010 y 2015 (los datos de egresados para el curso 2015-2016 aún no han sido publicados), de 4.000 a 6.000 egresados/año; en el caso de Enfermería, la oferta de plazas es bastante estable, incluso con un ligero decrecimiento. Esta es la situación en Medicina, algo más adelante veremos la de Enfermería:



En el gráfico vemos la evolución 2011-2016 del desempleo (línea) y también (barras) el número de egresados correspondiente al curso anterior al año de que se trate (eso es debido a que el valor del desempleo, al ser TAM, es el promedio del año anterior y hay que homologar ambos datos). Con este nivel de generación de nuevos profesionales va a ser muy difícil que el mercado laboral pueda absorber tamaña demanda. En el curso 2015-2016, dato que sí conocemos, había 43.457 alumnos matriculados, 600 más que en 2014-2015, lo que indica que, aunque más ralentizado, el número de plazas autorizadas no deja de aumentar.


De camellos y dromedarios

Una variable incluida en los informes del SEPE es el número de parados registrados que han tenido algún empleo anterior; y, por exclusión o resta, el de quienes aún no han podido acceder a su primer empleo, personas que han acabado los estudios y se han graduado pero aún no han podido entrar en el mercado laboral.

Este indicador es muy importante para poner en relación oferta y demanda. Cuantos más desempleados haya que nunca hayan podido obtener su primer empleo, menos capaz se muestra el mercado de trabajo para absorber el aporte anual vegetativo (egresados menos jubilados y otras bajas); o, por decirlo en el sentido contrario, más sobredimensionado está el sistema educativo en relación a la capacidad real del mercado laboral.

Cuando trasladé al correspondiente gráfico los datos me encontré con algo ciertamente raro:


A simple vista, veía un "bache" como entre 2012 y 2014 aproximadamente. Utilizamos la TAM y vemos que, a diferencia del "modelo camello", de una sola joroba, característico del desempleo total, encontramos un "modelo dromedario", con dos jorobas:


La pregunta es inevitable: ¿qué produjo  -porque estas cosas difícilmente se producen "solas" o por casualidad-  esta insólita distribución casi bimodal?

No, la causa no estaba muy lejos... en "Bolonia".


Si no fuera por Bolonia...

En mi trabajo "Enfermería frente al espejo: mitos y realidades", publicado en 2010 (Fundación Alternativas) hablé ya sobre el 'efecto Bolonia'. Creo que fue un buen análisis pero que las cuantificación  –producto, si puedo decirlo en mi descargo, de la inevitable extrapolación de datos de 2005-2009 al período 2010-2013 en que se iba a aplicar el Plan Bolonia– se demostró muy equivocada: por el lado de la oferta, frente a los 20.000 egresados que hubieran resultado sin la implantación del Grado, calculé 10.000 para los dos cursos más afectados, 2011-2012 y 2012-2013. Pero fueron en realidad 17.000 porque hubo un aumento fuerte de la oferta de plazas con motivo de la implantación del Grado, especialmente en las universidades privadas.

Por el lado de la demanda, no pude, como (casi) nadie lo hizo entonces, adivinar la profunda y desastrosa crisis económica que se estaba empezando a agudizar, una crisis realmente histórica en Europa y más aún en España; por tanto, tampoco pude incluir en mi análisis los fuertes recortes en los presupuestos sanitarios que determinaron esas reducciones dramáticas en las plantillas de profesionales sanitarios que hoy tan bien conocemos y que no solo no permitieron la entrada en el mercado laboral a los nuevos egresados, sino que expulsaron al desempleo a muchos miles de empleados.

Y sobre la hipótesis del mantenimiento, incluso ligero incremento, de las plantillas del SNS de los últimos años y manejando un número razonable (aún pequeño) de jubilaciones, deduje que nos enfrentaríamos a un cierto déficit de enfermeras.

Nada más lejos de la realidad. Pero Bolonia no dejó de tener sus efectos... afortunadamente.

Si superponemos los datos de egresados de las escuelas/facultades de enfermería  a los de desempleados que ya antes revisamos, tenemos esto:



(Téngase en cuenta que, como los datos de desempleo son "TAM"  –promedio de los últimos doce meses–, tenemos que utilizar los de egresados del curso anterior para poner en relación ambos flujos).

Ahora viene la pregunta crucial: ¿Se imaginan ustedes cuál hubiera llegado a ser la cifra total de desempleados entre 2013 y 2014 (y que engrosaría las de hoy mismo) si no hubiera sido por el 'efecto Bolonia'? Yo se lo cuento...

El pico máximo de paro registrado fue de 19.639 (febrero de 2013); en cálculo TAM (promedio últimos doce meses) fue de 15.652. Pues bien, si en 2012 y 2013, años críticos de la implantación del Grado, hubieran seguido saliendo de las escuelas/facultades los en torno a 11.500 que salieron el año anterior (2011) y el posterior (2014), tendríamos entonces y seguiríamos arratrando algo más de 6.000 enfermeras adicionales en situación de desempleo. Se duplicaría la cifra actual de parados y el pico máximo de personas en esta situación hubiera superado sin duda los 25.000.

Gracias, Bolonia...

Y finalmente, por fin pude explicarme, y por eso puedo explicársela a ustedes, esa curiosa serie temporal con doble joroba de dromedario que muestra el porcentaje de enfermeras/os desempleadas registradas que no había llegado a tener su primer empleo:


Pueden ver perfectamente la lógica estadística y demográfica que subyace: al engrosar muchas menos enfermeras la población activa entre 2012 y 2013, el mercado laboral tiró antes de las más antiguas para engrosar la población ocupada (y se redujo el porcentaje que representaban sobre el total de parados), pero dejó mucho más en la estacada a las más recientes. Es lo que tienen las bolsas de trabajo, que también tienen sus lógicas...

Porque como regla general, cuando aumenta el desempleo aumenta el porcentaje de desempleados que ya habían tenido empleo y viceversa. Véase los casos de Enfermería y Medicina:





Es la misma lógica por la cual aunque esté aumentando ligeramente el empleo enfermero en estos últimos tiempos, también lo hace la precarización laboral: se jubilan enfermeras/os con plaza en propiedad y sus plazas, o no son ocupadas (desempleo) o lo son en base a contratos temporales (precariedad).



lunes, 16 de enero de 2017

El sindicalista cuántico



Igual que el gato de Schrödinger, que está al tiempo vivo y muerto en el experimento especulativo de Erwin Schrödinger, los liberados sindicales de SATSE están al tiempo colegiados y descolegiados. Cosas de lo cuántico…

(Me entero a través de los comentarios, un día después de la publicación de esta entrada, que el gato de Schrödinger ya fue utilizado por un querido y admirado amigo, Xose M. Meijome, en un agudo comentario tuiteado durante la celebración de la Asamblea a la que se refiere este post. Me encanta que a los dos se nos haya ocurrido esta metáfora cuántica).

Habrán podido conocer por los medios de comunicación y las redes sociales que decenas de liberados sindicales de SATSE, en lugar de dedicarse a lo que deberían, sea esto lo que sea, han decidido dedicarse a la alta política. Y a pesar de su tradicional insumisión colegial, mireusté, ahora han decidido colegiarse. Eso sí todos ellos, en comandita, en el mismo Colegio, el de Madrid (CODEM).

Después, cambiando la insumisión colegial por la sumisión sindical muchos de ellos han ido como corderitos a la Asamblea General de CODEM a aprobar las cuentas 2015, los presupuestos 2017 y de paso una modificación (presuntamente ilegal de la cruz a la fecha) de los estatutos del colegio, que sustituye las asambleas generales anuales por una reunión de compromisarios y convierte al Colegio en una suerte de caja de ahorros, partido político o club de fúmbol y a sus asambleas en algo así como una junta de accionistas con voto delegado.

¿Me explico más claramente? El CODEM, para garantizar que podría aprobar todo esto frente a la enfermería madrileña de base, ha afiliado en los últimos meses a (al menos, según informa la Asociación Madrileña de Enfermería) 170 liberados sindicales de SATSE que aprobaron con sus votos manchegos, navarros, murcianos, castellanos, riojanos, vascos, etc. los asuntos que únicamente incumbían a las enfermeras madrileñas: esas que, mientras estos sindicalistas se dedican a la alta política, le atienden y cuidan a usted en los centros y servicios sanitarios de la Comunidad de Madrid.

A la asamblea acudió también la crème de la crème corporativa, incluidos el presidente y el vicepresidente segundo del Consejo General de Enfermería, quienes, ¡hay que ver qué poco cuánticos!, en vez de estar al tiempo muertos y vivos, como el gato de Schrödinger, están al tiempo vivitos y coleando en dos colegios de enfermería, Córdoba y Madrid. O sea, predicando en vena con el ejemplo sobre praxis colegial ética y códigos deontológicos.

Como por la boca muere el necio, algunos neocolegiados reconocen los hechos y justifican su colegiación por una mentira y una verdad:


Pues bien: sostiene el tal Blaya que "al no ejercer la profesión -está liberado como secretario general de Satse- no tiene en realidad obligación de ser miembro de ningún Colegio, ni de estar afiliado al de un territorio determinado".

Y aquí es donde entra en escena el gato de Schrödinger, que aunque es felino conoce bien la legalidad y la jurisprudencia. Empezando por la legalidad, el artículo 7.1 de la vigente ley 2/1974 (texto consolidado) sobre colegios profesionales establece taxativamente que...




Por su parte, la jurisprudencia del Tribunal Supremo, precisamente a raíz de una sentencia en casación que anuló la elección como presidente del Consejo General de Enfermería de Il Professore Dottore en 2006, es algo más precisa. Dice la sentencia de 3 de noviembre de 2010:



De hecho la sentencia firme del Tribunal Supremo se refiere a ejercer la docencia; es más, en una facultad de Enfermería. Pero sentencia que esta dedicación docente no es, como exige la Ley sobre colegios profesionales, "encontrarse en ejercicio de la profesión que se trate".

No digamos, pues, del ejercicio como liberado-burócrata sindical, infinitamente más alejado aún del desempeño como profesión de la enfermería que la docencia.

Por tanto, si como sostienen el Tribunal Supremo (aplicando la ley) y el tal Blaya (desde su privilegiada experiencia personal) los liberados sindicales no ejercen la profesión, ¿podría alguien explicarnos por qué hay un buen puñado de liberados sindicales (que por tanto no ejercen la profesión) como miembros de la junta de gobierno del CODEM, situación para la cual, como ordena la ley y los propios estatutos del CODEM, hay que estar en ejercicio de la profesión?

Como el gato de Schrödinger, estos sindicalistas cuánticos están al tiempo no ejerciendo (para colegiarse solo cuando y donde quieran) y ejerciendo (para poder ser elegidos como cargos colegiales).

De no existir la connivencia que existe (ahora) entre el Consejo General de Enfermería y el CODEM, la sucesión de acontecimientos debería haber sido la siguiente: a) apertura de expediente informativo, de oficio o a instancia de parte; b) resolución anulando el nombramiento de una junta de gobierno conformada por colegiados que no cumplen los requisitos legales y estatutarios para tomar posesión de sus cargos; c) nombramiento de una Junta de Edad que convocara un nuevo proceso electoral, al que únicamente podrían ser admitidos como candidatos quienes realmente estuvieran en disposición de cumplir los requisitos, dejando fuera por tanto a los colegiados de Schrödinger.

Para finalizar, una pregunta retórica: ¿Se imaginan ustedes qué hubiera pasado si esta situación se hubiera producido, por ejemplo, en el colegio de Murcia o en el de Baleares?

Yo sí. Es que tengo una imaginación desbordante...




 HOY, 16 DE ENERO, SE PUEDE SEGUIR LA CAMPAÑA CONTRA ESTA VERGÜENZA EN REDES SOCIALES BAJO EL HASHTAG #VergüenzaCODEM