lunes, 21 de octubre de 2013

No me toques los sintrones...

El Síndrome de Rompetechos es un padecimiento multifactorial cuya principal manifestación es una incapacidad absoluta (y por lo general permanente) para reconocer la realidad. Otros de sus síntomas -que algunos autores consideran a su vez causas- son la sucesión de profundas y frecuentes crisis melancólicas cursadas con delirios sobre inexistentes arcadias perdidas y episodios de navel-gazing, y un llamativo trastorno de déficit de atención a la realidad con hiperactividad mediática [TDArHm]. Quienes padecen este incapacitante afección sensorial y cognitiva tienden a exhibir una gran resistencia a distinguir lo esencial, de lo accesorio, y la realidad, de sus propios delirios, lo que conduce por regla general a la aparición de una profunda disforia de estatus.

martes, 15 de octubre de 2013

Biblioteca PSXXI. Presentación

Como consecuencia de una complicada mudanza (hace unos meses cambié mi lugar de residencia, de Madrid a Las Palmas de Gran Canaria), las cajas de menos urgente desembalaje empezaron a escupir estas semanas atrás libros y revistas antiguos (o no tanto), guardados rutinariamente en algún lado, donde se había ido compilando la producción de toda una vida (mi vida). Un poco al descuido, de la caja al estante, pude ir hojeando algunos de los textos, la mayoría de los cuales no había vuelto a revisar desde que fueron escritos o publicados; no voy a hablar de su calidad, que hay de todo entre la satisfacción y el bochorno, pero sí de que, contra todo pronóstico, pude ver cómo algunos textos publicados hace 10, 15 o hasta 20 años seguían teniendo una sorprendente vigencia.

lunes, 14 de octubre de 2013

lunes, 7 de octubre de 2013

I can't get no sanifaxion

Les voy a pedir que tecleen en Google "Sanifax" (sin las comillas, as usual). ¿Ve lo que encuentra?

Ningún acceso directo a un medio periodístico ni a ningún sitio web que se llame Sanifax, solo algunas referencias directas de terceros.

martes, 1 de octubre de 2013

Problemas limítrofes con Noruega

Dos lecturas de estos días, más la preparación de una charla sobre el tema en Madrid la semana que viene, me han hecho revivir algunas reflexiones que se plasmaron, hace ya tres años, en La enfermería frente al espejo: mitos y realidades. Aunque últimamente me he propuesto elevar el tiro de mis reflexiones para progresar hacia una conceptualización más general y actual del profesionalismo, no solo -aunque sí de manera muy destacada- en el limitado ámbito sanitario, no he sabido resistir la tentación de volver sobre un tema tan interesante como querido: el de la permanente crisis de identidad de la enfermería.